Déjanos tu mensaje

Categorías

Novedades

Cuando tu hijo miente

Publicado el : 01/02/2019 11:17:31
Categorías : Artículos de interés

¿Los niños mienten?

¡Sorpresa! Se dice que los niños nunca mienten, pero lo cierto es que sobre los tres y los cuatros años, ya comienzan a diferenciar lo que es verdad de los que es mentira. Todos los niños mienten en alguna ocasión, y a menudo se trata de un aspecto normal en su desarrollo. Como padres, es nuestro deber conocer las causas que les llevan a tener esta conducta es importante para saber cómo actuar.

Cuando un niño miente normalmente su intención no es realizar algo malo sino agradar o no decepcionar a sus padres y amigos. Tenemos que ayudarle a comprender que ser honesto es más importante que la imagen que proyectemos a los demás. Si un niño tiene la necesidad de mentir normalmente es porque no siente la confianza suficiente para decir la verdad. Este tipo de actitud suele presentarse en los niños de 3-4 años y suele desaparecer con el paso del tiempo...

Lo normal es que usen las segundas para obtener algo o librarse de una consecuencia a sus acciones, como un castigo. Al principio, no son del todo conscientes de ello, pero a los cinco años ya saben que mentir está mal. De hecho, en esta etapa si continúa mintiendo debemos comenzar a hacer una valoración real de su entorno, ya que puede estar imitando estas actitudes escuchándolas en la escuela o lo que es más peligroso, en su hogar.

Ahora que sabemos por qué motivo puede ser que tu niño o niña esté diciendo mentiras, veamos qué podemos hacer para combatirlas.

La importancia de desarrollar un buen hábito ante una mentira

El primer consejo para interrogar a nuestro hijo y que nos cuente si ha mentido es no hacer nunca preguntar largas. Tienen que ser concretas y hay que crear una situación de confianza. Si hacemos preguntas largas le agobiaremos y le podremos a la defensiva. Debemos explicarle con calma que valoramos mucho que nos cuente que ha sucedido realmente y que sea sincero. Si nos cuenta la verdad no tendrá ningún castigo ni reprimenda. 

Se necesita mucha paciencia, pero ganar la confianza de nuestros hijos para que nos puedan decir lo que sea, es impagable. Para llegar a este momento tenemos que crear un ambiente de calma y empatía adecuado para que se sientan cómodos. Hay que dejarles que se expliquen y que vayan dando rodeos hasta que vayamos descubriendo la verdad. 

No debemos presionarlos, ya que en primer lugar, esa incomodidad de decir la verdad es la que ha motivado a esa mentira.

Cuando te cuente lo que ha pasado intenta centrarte en lo positivo. Ha reconocido su mentira y es importante que se dé cuenta de que no debe repetir esa actitud. Si nos enfadamos con él, volverá a sentir agresividad y no querrá contarnos nada más.

Debe entender que con la verdad se gana la confianza de las personas, y que al decir mentiras se está comportando de forma deshonesta.

No olvides que podemos reforzar todo lo aprendido con la lectura de algún cuento o película sobre el tema. ¡Anímate!

Compartir en:

Se debe guardar

Haga clic aquí para registrarle

Añadir un comentario