Déjanos tu mensaje

Categorías

El temperamento en los niños

Publicado el : 05/06/2019 11:39:16
Categorías : Artículos de interés

Temperamento de los niños

Si tienes más de un hijo es posible que cada uno de ellos tenga su propio temperamento y carácter y que no se parezcan en nada el uno con el otro, por ejemplo, uno puede ser tímido y el otro más sociable. Pero, ¿cómo puede ser si los dos han sido educados por los mismos padres, en el mismo ambiente y de la misma manera? Esto se debe a que uno de nosotros tenemos nuestro propio temperamento y personalidad y es indispensable conocerlo para saber cómo educar a nuestros hijos. 

¿Qué es el temperamento?

El temperamento son las características psicológicas que una persona hereda de sus padres, es decir se nace con él. Por este motivo desde bien pequeños podemos diferenciar entre cómo es un niño u otro. Durante las primeras semanas de vida podemos ser capaces de ver si un niño es más bien tranquilo o llora más y es nervioso.

Según algunos expertos, la personalidad está formada por el carácter, características que una persona va adquiriendo a lo largo de la vida, y el temperamento, que casi no cambia durante toda la vida de una persona. Nacemos con un temperamento innato y gracias a las experiencias que vamos viviendo en cada una de las etapas de nuestra vida vamos configurando nuestro carácter. De aquí a que haya una predisposición innata a actuar y a reaccionar frente al entorno y a los estímulos.

Por eso no podemos tratar a cada uno de nuestros hijos de la misma forma, ya que lo que nos sirve para uno puede no servirnos para otro. Recuerdo el día en que las mellizas de mi cuñada no querían ir a la playa, cuando les dijimos que nos íbamos y que las dejábamos solas en el apartamento, una se apresuró a ponerse el bañador mientras que a la otra le pareció bien quedarse sola en casa.  

¿Existen diferentes tipos de temperamento?

Como hemos dicho ya en varias ocasiones, cada niño es único, y no hace falta encasillarlo en alguno de los tres tipos de temperamento que se han descrito por los expertos en la materia.

  • Fácil: Sonríen con facilidad a conocidos y desconocidos, tiene ritmos biológicos estables y suelen tener más aceptación delante de la frustración. Son niños más abiertos a los cambios.

  • Difícil: Reaccionan con más intensidad que los anteriores. Suelen ser curiosos y movidos y es difícil captar su atención. Les cuesta adaptarse a los cambios y no toleran la frustración.

  • Lentos: Se acaban adaptando pero van a su ritmo. No les gustan los cambios y adoran las rutinas.

Conocer el temperamento de nuestros hijos nos ayudará a la hora de entender muchas de sus reacciones y nos ayudará a buscar la mejor solución para cada situación. Por ejemplo, hay niños que son muy sociables y se lo pasan en grande en las fiestas de cumpleaños de sus amiguitos, pero hay niños que con media hora ya tienen más que suficiente. Si este es el caso, por qué dejarlo toda la tarde si sabemos que al cabo de media hora ya está cansado.

¿Quieres contarnos tu experiencia?

Compartir en:

Se debe guardar

Haga clic aquí para registrarle

Añadir un comentario