Déjanos tu mensaje

Categorías

La llegada de un nuevo hermanito

Publicado el : 04/04/2018 12:21:13
Categorías : Artículos de interés

llegada nuevo hermanito

Los celos  son un sentimiento normal que pueden aparecer con la llegada de un nuevo hermanito. En la mayoría de los casos, estos celos no son ni graves ni duraderos. Con paciencia, los hermanitos crearán vínculos enseguida y se disfrutarán el uno del otro.

¿Podemos preparar al hermano mayor para la llegada de un nuevo hermanito?

Durante el embarazo, sobretodo a partir de los 4 o 5 meses, podemos ir preparando al hermano mayor para la llegada del recién nacido. No es fácil explicarle a un niño muy pequeño que va a tener un hermanito y muchos no lo entienden. Es necesario adaptar las explicaciones al lenguaje del pequeño y contestarle todo lo que pregunte de manera clara.

También es importante hacer partícipe al hermano mayor de toda la experiencia. Nos puede ayudar a escoger el nombre del bebé, la ropa… De esta manera, si tenemos en cuenta sus opiniones, verá que no queda excluido.

Pero sin duda, el momento más crítico es el de la llegada a casa con el recién nacido. Es el momento en que toda la rutina familiar se ve modificada y en el que el primogénito puede pensar que ha quedado en un segundo plano. Es importante buscar momentos para estar con él, es decir, poder estar con cada niño a solas y hacerle entender al mayor que seguirá teniendo el mismo afecto que hasta ahora.

¿Cómo puede reaccionar el hermano mayor?

No todos los niños reaccionan igual ante la llegada de un nuevo hermanito. Algunos están muy contentos, otros sienten indiferencia o mucha curiosidad. Existen muchas maneras de manifestar los celos, dependerá del niño y de la edad que tenga. Hay niños que lo dicen tal cual y otros modifican su comportamiento para llamar la atención de los padres. Por ejemplo, pueden no hacer caso a lo que le dicen sus padres e incluso incordiar al nuevo hermanito, algunos evitan el contacto tanto con niños como con adultos y otros experimentan una regresión y vuelven a pedir el chupete. También hay casos en que vuelven a hacerse pis en la cama e incluso padecer trastornos del sueño.

Enfadarse y no portarse bien es una manera de decir que no está conforme con la nueva situación, es una prueba de amor hacía los padres, y es normal que estos sientan un poco de miedo a la reacción del hermano mayor ante la llegada del nuevo miembro de la familia.

En esta fase de celos es importante ser comprensivos, cariñosos y tener paciencia. El hermano mayor deja se ser el centro de todas las miradas, tiene que cederle protagonismo al nuevo miembro de la familia y aprender a compartir muchas cosas con su nuevo hermanito. Y no siempre es fácil. La mayoría de los niños que sienten estos celos pasan por diferentes etapas, desde la de protesta, la de la desesperación hasta la etapa de aceptación.

Compartir en:

Se debe guardar

Haga clic aquí para registrarle

Añadir un comentario