Déjanos tu mensaje

Categorías

La primera ecografía

Publicado el : 19/09/2019 10:36:02
Categorías : Artículos de interés

La primera ecografia del bebe

Ecografía, un control necesario.

Estás embarazada y lo sabes, puede que lo confirmaras con un test de embarazo, con una visita ginecológica de rutina o simplemente saberlo porque tu instinto materno lo sabe todo... ¡Felicitaciones!. Es importante es que seas consciente de la nueva realidad a la que se enfrentan, y es por eso que las ecografías se convierten en una herramienta completamente necesaria para conocer el desarrollo de tu bebé.

Utilizadas en todo el mundo para realizar un seguimiento durante la gestación, conocer el estado general del bebé, y lo que genera más ilusión en todas las mamás: oír los latidos de su corazón. 

Durante el embarazo vivirás más de una visita médica para conocer, a través de una ecografía, el estado general de tu bebé, el desarrollo del embarazo y tu estado general. 

Hay más de un tipo de ecografía:

Transvaginal: 

Se utiliza para conocer el estado del bebé durante las primeras semanas de gestación. Es la ecografía utilizada durante el primer trimestre del embarazo ya que ayuda a una mejor visualización del embrión y el saco gestacional. 

Asusta un poco al leerlo así, ¿Cierto?. Pues no debes temer, es el método más utilizado para los chequeos iniciales de tu peque. Es importante realizarla al inicio del embarazo para confirmar las condiciones del cuello uterino, confirmar la presencia del embrión y controlar la frecuencia de su ritmo cardíaco. Suele realizarse en embarazos que no cumplen las 6 semanas de edad. No se trata de un procedimiento invasivo ni perjudicial para tu bebé, confía en tu equipo médico.

Abdominal:

Esta es la ecografía más popular, la hemos visto en películas muchas veces. Recostada sobre una camilla, frotan un gel sobre tu barriga con un dispositivo que permite ver, mediante ondas sonoras la imágen de tu bebé en una pantalla. 

Es un método muy eficaz en embarazos un poco más avanzados, permite que puedan revisar el cuerpo de tu bebé por partes. Además de controlar alteraciones dentro de la placenta o de líquido amniótico. Este tipo de ecografía suele utilizarse a partir de las 10 semanas de gestación. 

¿Cómo se realiza la ecografía?

Sea cual sea el tipo de revisión médica, te encontrarás en posición recostada.

Si la opción es transvaginal, introducirán un ultrasonido a través de la vagina para poder controlar con una excelente precisión el nuevo hogar de tu peque durante los próximos meses. Y cómo se encuentra el cuerpo de mamá con este nuevo invitado. ¡No te asustes! No es un exámen peligroso, es necesario para controlar cualquier anormalidad que pueda tratarse lo antes posible. Se sentirán más tranquilos y despejará muchas dudas. 

Sin embargo cuando la ecografía es abdominal podemos decir que es un poco menos "incómoda". Esto se debe a que acostada en una camilla, pondrán un gel que pasarán por tu barriga junto con un pequeño aparato que realiza trabajos de monitoreo en tu bebé.

La ecografía 2D o bidimensional es la más extendida, pero en los últimos años hemos conocido también la ecografía 3D que nos ofrece imágenes tridimensionales con aspecto de volumen y la llamada 4D, que además se le añade el complemento de ver al bebé en movimiento en tiempo real.

En ambos casos podrás ver con mucha ilusión, mediante una pantalla, a tu peque. 

¿Qué se vé en cada ecografía?

Primera Ecografía: Además de confirmar el embarazo, permite medir el tamaño del feto, el sitio de implantación y la cantidad de embriones. Quizás no sea la ecografía más esperada, ya que estará acompañada de muchas dudas e inquietudes, pero será el comienzo de una nueva etapa.

Segunda Ecografía: A partir de la semana 20 de embarazo, permite controlar el latido cardíaco, órganos en crecimiento, crecimiento del feto y permite observar si hubiera alguna malformación. ¡Atención! Es posible que puedan descubrir el sexo del bebé. 

Tercera Ecografía: Ya en la semana 33-35 de gestación. Suele ser la última ecografía, en la que obtendremos información del parto, posición de tu bebé dentro del útero. Aquí obtendrás una imágen completa de tu bebé.

Las Ecografías Doppler permiten observar el flujo de sangre detectando de manera precoz cualquier anomalía relacionada a su corazón. También monitorea la circulación sanguínea del cordón umbilical. Si bien no suelen presentarse en todos los embarazos, en caso de que la madre presente cuadros de diabetes, hipertensión, sufrimiento fetal o malformaciones cardíacas. 

Las Ecografías 4D son la técnica más reciente en cuanto a realidad visual de tu peque, no suplanta a las demás, sino que la complementa. Si bien no aporta mucho más valor respecto a su desarrollo, si pondrá muchas lagrimitas de emoción en la cara de mamá y papá. Permitirá que veas la carita de tu bebé y algunos movimientos. Si deseas realizar este tipo de ecografías lo recomendamos entre las semanas 24 y 30 ya que la proporción de líquido amniótico lo permite ver con más claridad.

¿Y una ecografía antes de las seis semanas?

Entendemos que desde el primer momento ya quieres ver a tu bebé, pero debemos ser muy conscientes de la realidad del embarazo. Muchos especialistas están de acuerdo con realizar la primera ecografía a partir de la semana 6, pero muchos prefieren esperar hasta la semana 12. ¿Por qué? Debes saber que en la semana seis de embarazo, la edad de tu peque es de cuatro semanas. El cerebro de tu bebé comienza a desarrollarse rápidamente y su corazón late de manera regular. También sus pulmones y fibras musculares, así como las extremidades.

A menos que sea un embarazo que tu especialista considere "de riesgo" no se recomienda hacer una ecografía antes de la semana seis, ya que podría suceder que no se oiga su latido y pases días y noches pensando qué es lo que sucede.

Nuestro mejor consejo es tomar las cosas con naturalidad, no adelantarse, y siempre escuchar a tu médico de confianza. 

Compartir en:

Se debe guardar

Haga clic aquí para registrarle

Añadir un comentario