Déjanos tu mensaje

Categorías

Neofobia alimentaria | El miedo a probar alimentos nuevos

Publicado el : 24/09/2019 09:46:28
Categorías : Artículos de interés

Neofobia alimentaria

Si te decimos si sabes que es la neofobia alimentaria es muy probables que nos digas que no tienes ni idea, pero si te preguntamos si tu hijo tiene miedo a probar alimentos nuevos, ya sabrá de lo que estamos hablando.

Para muchos niños la introducción de nuevos alimentos es una experiencia satisfactoria pero para algunos puede convertirse en un problema. A veces, los padres, confundimos este temor con que el niño es caprichoso, pero nada más lejos de la realidad. No lo hacen por gusto ni para ponernos a prueba. 

La neofobia alimentaria suele aparecer alrededor de los 2 o 3 años y puede durar hasta los 6. Es muy probable que a partir de esta edad este miedo empiece a desaparecer. Aunque a veces, hasta a los adultos nos da miedo enfrentarnos a nuevos alimentos. 

De hecho, es normal que un niño sea reticente a probar un alimento que no ha probado nunca. Puede rechazarlo por varios motivos, el color, la forma, el olor….Pero si su respuesta ante esta situación es desproporcionada (angustia, ansiedad, sensación de falta de aire, náuseas...) es que nos encontramos delante de un caso de neofobia alimentaria.

¿Cómo podemos evitar la neofobia alimentaria?

-Es importante que el niño vea que los padres comen de todo. ¿Por qué va a querer probar algo que sus padres no comen? Los niños se fijan mucho en sus progenitores y muchas veces siguen un patrón de repetición. Por eso, la conducta de los padres es fundamental. Hay que enseñarle a experimentar con nuevos alimentos. Comer de todo implica llevar una dieta variada que incluya verdura, fruta, carne, pescado...No debemos ceñirnos solo a lo le gusta al niño porque llegará un momento que solo querrá comer eso. 

-Una buen práctica es la de comer todos juntos, tranquilamente y sin distracciones. El niño tiene que ver que no pasa nada por probar alimentos nuevos pero que tampoco pasa nada si lo prueba y no le gusta. 

-Si no le gusta lo que le damos no hay que forzarlo bajo ningún concepto. Si no lo quiere, lo retiramos y ya está. Ya comerá en la próxima comida. Aún así, hay que seguir ofreciéndole alimentos nuevos. Puede que la primera o la segunda vez que lo pruebe no le guste y al cabo de unos días lo encuentre riquísimo. 

-No hay que forzarlo pero tampoco hay que premiarle si come bien. 

-Si temes que algo no va a gustarle, puedes probar de preparar la comida de manera divertida. Ante la neofobia alimentaria hay que generar experiencias positivas

Hay que tener en cuenta que cada uno de nosotros tenemos nuestras preferencias en cuanto a los alimentos y que no nos va a gustar todos los alimentos. 

¿Te has encontrado con esta situación? ¿Cómo las has resuelto?

¡Déjanos tu comentario!

Compartir en:

Se debe guardar

Haga clic aquí para registrarle

Añadir un comentario