Déjanos tu mensaje

Categorías

Problemas en la lactancia que afectan a la alimentación de tu bebé.

Publicado el : 13/02/2019 11:21:47
Categorías : Artículos de interés

No hay mejor alimento para un bebé que la leche materna. A veces, conseguir que tu bebé coja el pecho no se consigue fácil ni rápidamente. Sobre todo, si eres una mamá primeriza. ¡No te desanimes!. Aunque surjan problemas, la clave para solucionar casi todos los inconvenientes está en poseer la información necesaria para saber  cómo actuar en cada caso.

Te contamos cuáles son los problemas más frecuentes con los que se encuentran las madres al inicio de la lactancia materna y cómo solucionarlos. Como siempre, nos encanta compartir ideas o inconvenientes que han tenido otras mamás y han logrado solucionar con paciencia y amor... Vamos a conocer algunos de ellos.

Mal agarre del pezón:

Es la causa principal de casi todos los inconvenientes que surgen durante la lactancia materna. ¿Cómo solucionarlo? haz pinza con tus dedos índice y corazón para coger el pezón e introdúcelo con delicadeza al bebé en la boca asegurándote de que el recién nacido coge correctamente tanto el pezón como parte de la aureola. Presta también atención a la colocación del bebé, tal vez esté incómodo. Apoya con cuidado su cabecita en la cara interna de tu codo y forma un nido alrededor de él con tu brazo. 

Recomendamos ampliamente una almohadilla de alimentación, que mejorará tu postura para alimentar al bebé y les permitirá estar más cómodos.

Mucha o poca leche:

A veces las mamás producen una cantidad excesiva de leche durante los primeros meses después del nacimiento debido a las hormonas. Es necesario dejar pasar un tiempo para que los ritmos de las tomas y las necesidades del bebé regulen la producción de leche. ¿Cómo solucionarlo? Expertas en alimentación primaria recomiendan en estos casos ofrecer al bebé solo un pecho por toma. De esta manera, la producción de leche no se estimula tanto como si en cada toma se activa la producción de ambas mamas.

Pero a veces ocurre todo lo contrario: parece que la mamá no tiene suficiente leche y su bebé no obtiene la cantidad de nutrientes necesarios. Debemos ser sinceras, en realidad la deficiencia de leche materna ocurre solo en muy pocas ocasiones.La mayoría de las mujeres creen que tienen muy poca leche, aunque producen la proporción adecuada. ¿Cómo solucionarlo? Esto es sencillo, Si das el pecho a demanda, el bebé moja el pañal con la frecuencia debida para su edad y su peso se incrementa regular y adecuadamente, no tienes nada que solucionar.

Dolores o grietas en los pezones:

Las causas más comunes del dolor en los pezones son debido a la mala colocación del bebé al pecho o por mala succión por parte del bebé. Es un mundo nuevo, deben probar juntos distintas posiciones para amamantar hasta encontrar aquella en la que ambos os sentís igual de cómodos. Es importante que cuides y protejas la piel de la zona dolorida de roces y fricciones innecesarias que pueden provocarte rápidamente grietas en la piel. ¿Cómo solucionarlo? Es importante que cuides y protejas la piel de la zona dolorida de roces y fricciones que pueden provocarte rápidamente grietas en la piel. Las pezoneras pueden ayudar a que la lactancia materna no se vea interrumpida ni sea dolorosa, ya que protegen los pezones de la fuerza de succión del bebé.

Mastitis (o inflamación de mama):

La leche materna caliente es un caldo de cultivo ideal para los gérmenes. La mastitis que no ha presentado síntomas previos de congestión puede deberse a heridas en la piel de los pezones que no se hayan tratado adecuadamente. es importante cambiar a menudo la posición de amamantar y no interrumpir la lactancia materna, ya que aunque pueda provocar molestias en el seno afectado, en realidad la succión del bebé es la solución más rápida y eficaz contra el problema. 

Rechazo del pecho:

Algunos bebés rechazan el pecho al poco tiempo de haber empezado con la lactancia. Seguramente se debe a una mala experiencia respecto a la postura o el agarre del pezón. En otras ocasiones, la causa está en que el bebé ha probado el biberón o el chupete, lo cual le puede haber resultado mucho más cómodo ya que no precisa esforzarse para obtener los nutrientes. También puede deberse a un perfume, loción o crema de de olor fuerte o un sabor desconocido. ¿Cómo evitarlo? No trates tu pecho con cosméticos ni uses perfumes y sigue insistiendo en ofrecer el pecho al bebé, recuerda que su olor preferido en el mundo es el de mamá . Para estimular el reflejo de succión del pequeño lo mejor es armarse de paciencia, colocar al bebé al pecho el tiempo que haga falta y solo darle esto.

Estos son algunos de los problemas que podían encontrarse a la hora de comenzar a amamantar a tu bebé, pero no te preocupes ¡Tienen solución! Hay bebés que se enganchan perfectamente al pecho desde el primer momento y otros a los que les cuesta un poco más. Pero todos ellos nacen con un gran instinto de succión. Ten paciencia y sé optimista.

¡No debes olvidar que en caso de un problema mayor siempre debes acudir a tu médico de confianza!

Compartir en:

Se debe guardar

Haga clic aquí para registrarle

Añadir un comentario